El 1×1 de un partido injusto

Mira los rendimientos de los jugadores en la derrota 4 a 3 frente a O’Higgins.

Fernando De Paul (4,5): Regular partido del cuidatubos canario. En el primer gol no pudo hacer nada ante el remate de Calandria en plena área. Siempre seguro en cortar centros y ordenar su defensa. Tuvo culpa en el tercer gol del local, al dar un paso a su derecha que luego no le permitió tapar el remate de Lezcano.

Guillermo Pacheco (3,8): Irregular partido del lateral canario, en el primer gol del local Insaurralde se lo llevó con extrema facilidad. Con posterioridad subió su nivel y se proyectó bastante, aunque sin lograr mayor daño a la defensa celeste. En la segunda mitad se vio superado casi siempre por su sector, sin ofrecer nunca seguridad en la marca.

Daniel Vicencio (4,3): Regular partido del formado en casa. En los primeros 45’ estuvo a la altura del encuentro. En el complemento abusó del juego brusco por las circunstancias que se dieron. Aún queda por mejorar su entrega en el fondo, abusa demasiado de retener la pelota sin salir jugando.

Brayams Viveros (3,0): Horrendo partido del “Pitbull” quillotano, se vio nervioso durante la primera mitad, de un balón que no logra despejar salió el tanto de Calandria, luego pudo haber sido amonestado por una agresión en mitad de campo al mismo jugador y de un error de comunicación suyo con De Paul casi comete un gol en contra. En el segundo tiempo siguió con su bajo cometido, cometiendo un autogol en el 1-2 parcial y siendo expulsado por agresión a los 77. Partido para el olvido, quizá el peor que se le ha visto en San Luis al viñamarino.

Alexi Gomez (5,3): De menos a más. Partió pasado de revoluciones, ganándose una amarilla a los 2 minutos por un planchazo. Con el pasar del partido, se afirmó en el campo y logró proyectarse más, pero sin lograr culminar bien las jugadas. En la segunda mitad volvió a tener el coraje para patear el penal y marcar, no se entendió su salida.

Gonzalo Rivas (4,3): Se vio superado gran parte del partido por Ramón Fernández. Si bien en los albores del encuentro mostraba seguridad y buen quite, en el complemento abusó del juego brusco, siendo perdonada la expulsión al 23 canario por parte de Puga.

Camilo Rencoret (4,5): De más a menos. Partió bien el partido, ubicándose bien junto a Rivas, siendo el que se proyectaba más de los dos, asistió de gran manera a Sirino en el 1-1 parcial. Luego de la expulsión de Viveros debió ir al sacrificio bajando a la línea de centrales junto a Martorell.

Boris Sagredo (4,8): Irregular partido del puntero izquierdo. Logró desbordar un par de veces aprovechando su velocidad, sin culminar bien sus jugadas –salvo un centro a Sirino-. En el complemento fue al sacrificio llegando incluso a terminar defendiendo como lateral.

Gaston Sirino (5,7): El distinto del cuadro Canario. Tuvo el primero y se le fue desviado, luego marcó el 1-1 parcial, dejando tirado con un amague a su defensor, siempre que desbordó genero peligro a la defensa de O’Higgins, siendo fouleado constantemente. En el segundo tiempo, sin el balón, se perdió demasiado.

Carlos Escobar (5,3): Típico partido del “Patrón”, las peleó todas durante la primera mitad, ganando principalmente mediante vía aérea, sin conseguir eso sí crear mayor peligro. En el complemento vio compensado su esfuerzo con el 3-2 parcial ante su ex equipo.

Jaime Grondona (5,2): Buen partido del delantero, en los primeros 45 fue quién mas peleo y generó ocasiones de riesgo, aguantando bien y poniendo en apuros a Carranza, no se entendió su cambio por Magnin en el complemento.

Pablo Magnin (4,0): Nadie se explica por qué ingresó: Es el cuarto delantero del equipo y no logra gravitar, la única que tuvo fue un remate a los 73’ a las manos de Carranza.

Arnaldo Gonzalez (5,5): Pide camiseta de titular a gritos, no se entiende cómo no entra del arranque aún. Entró y le cambió la cara al equipo mientras se estuvo con 11, gran jugada en el 3-2 parcial, luego su juego se diluyó por la poca posesión canaria, lo que no obstó a que las peleara todas y generara más de algún problema a la defensa rancagüina.

Federico Martorell (4,0): En otra sintonía con el partido, entró a cuidar el resultado y ganar por juego aéreo, sin lograr ninguna de las dos, se vio con falta de ritmo por la lesión que arrastra. Preocupante de cara a las suspensiones que lo tendrán como titular ante la UC.

Miguel Ramirez (2,0): Terco, obstinado, porfiado. No quedan sinónimos para definir a Cheito, además del ya previsible planteamiento inicial de jugar por los costados, desarma al equipo en el mejor momento, no se entiende la salida de Gómez ni el ingreso de Magnin, no se entiende como no juega González de titular, nos estamos hundiendo con un equipo que juega bien, que pelea, que intenta pero no puede, y eso es en gran medida por culpa del D.T.

 

(FOTO: ALEXIS CHÁVEZ / PRENSA SAN LUIS)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s