Las dos caras de San Luis

ach_2119

Tras el partido frente a la UC donde San Luis mostró poco y nada llegaba la hora del estreno como local. El rival era el subcampeón del torneo anterior, Deportes Iquique.
La novedad en los amarillos era el regreso de Gerson Martínez en lugar de Carlos Escobar.

El partido comenzó con un San Luis instalado en campo rival, cortando la salida de los celestes con una presión alta que a ratos ahogaba a la defensa iquiqueña. Con Gonzalo Abán y Álvaro Césped como piezas fundamentales en la recuperación y la transición que mostraba a un Felipe Saavedra muy incisivo y en sintonía con lo que pedía el equipo por la banda izquierda pasando constantemente al ataque ya que en defensa se le exigía poco y nada. Por el costado derecho González a ratos pasaba también a campo contrario asociándose con Abán y con el mismo Varo Césped que se movía libre por todo el ancho del campo.

Cerca de la media hora vino el primer gol, jugada por la izquierda centro de Sagredo y al medio del área aparece Abán que en carrera golpea con la planta el balón y pone la primera anotación, merecido premio para uno de los mejores de la cancha hasta el momento. Tras el  1-0 San Luis no bajó la intensidad y siguió buscando, mantuvo la presión alta generando un tremendo desgaste en el mediocampo y los delanteros –lo que a la larga sería fatal-. Cuando se acababa la primera mitad vino el 2-0 tiro libre de Sagredo por la izquierda, peina Fiorina para que Víctor Morales ponga la segunda cifra y mande a San Luis al descanso con una ventaja que nos hacía pensar que sería una tarde tranquila.

Sin embargo la segunda mitad estaría lejos de ser tranquila para los de amarillo que saltaban a jugar el complemento con un cambio obligado, Abán salía lesionado y en su reemplazo entraba Johan Fuentes, uno que cuando llegó a Quillota estaba llamado a ser protagonista pero hoy otra vez estuvo lejos de eso, el 28 no es ni la sombra del que brillaba en El Salvador.

Por su parte la visita apostó a buscar por las bandas para el segundo tiempo y esa apuesta le daría muchos resultados, durante toda la segunda mitad Iquique pasó libremente por la banda derecha de San Luis donde Gerson Martínez poco apoyaba a un Rodrigo González que seguramente va a tener pesadillas varios días con el puntero iquiqueño que fue un problema sin solución para el 27 amarillo.
En la segunda mitad el canario hizo agua por las bandas, tanto que muchas veces los centrales tuvieron que salir a cubrir espacios para evitar que cayera el descuento de los dragones celestes.

A los 26 de la segunda mitad tras una pelota que nadie revienta viene el descuento en los pies de Bielkiewicz. El 2-1 no hizo más que agrandar a la visita y aumentar las dudas en el canario que ya estaba sin piernas. Con el descuento Iquique siguió apretando cada vez más arriba y tendría premio             a los 34 de la segunda mitad cuando Ramos empataba con un golazo.

Tras el 2-2 vino otro error desde la banca canaria, Ramírez saca a Césped y pone a Saavedra, un jugador experimentado pero que marca menos y tiene menos despliegue físico que el Varo. De esta manera el técnico sobrepobló el mediocampo de jugadores que no se caracterizan  precisamente por su velocidad, a esto se le suma que durante todo el segundo tiempo San Luis fue un equipo extremadamente largo.  Lamentablemente contra un equipo  que pasa por un buen momento como Iquique errores así se pagan carísimo y así fue porque en el cuarto minuto de descuento Diego Torres ponía el 3-2 con algo de suspenso y en una jugada donde la defensa canaria ya estaba parada en cualquier parte.

San Luis de manera inexplicable dejó escapar tres puntos de manera increíble y peor aún, hoy Iquique en tan solo 45 minutos dejó expuestas todas las falencias de un cuadro que ni siquiera aprovechó la intertemporada para reforzarse.

Hoy vimos 2 equipos de San Luis distintos, el primer tiempo un equipo que mete, corre y que juega de memoria –aunque el rival dejó jugar-. Y en la segunda mitad un equipo desbalanceado, con un mediocampo sobrepoblado de jugadores de edad avanzada y poco vértigo, largo, sobrepasado por ambas bandas, que al minuto 65 se quedó sin piernas y con un técnico tozudo incapaz de hacer un cambio que no sea posición por posición.

Lo cierto es que si nos acostumbramos a jugar como en el primer tiempo se puede hacer algo incluso mejor que el torneo pasado. Pero si se sigue repitiendo lo que vimos en la segunda mitad vamos a tener que pelear mucho para escapar del descenso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s