Sabor amargo

Foto: Prensa San Luis
Foto: Prensa San Luis

 

En  lo que significó el debut de San Luis de Quillota como Local en el campeonato clausura, El Santo perdió por 3 a 2 frente al subcampeón actual del fútbol chileno.

El rendimiento individual de Los Canarios estuvo marcado por las grandes diferencias entre el 1er y el 2do tiempo, nuestra evaluación la entregamos a continuación

  • Matías Cano (5.5) De dulce y agraz: Durante el primer tiempo demostró su característico buen juego de pies, armando una buena salida desde atrás sin entregar balones largos divididos, conectándose de buena forma con sus centrales. Estuvo rápido en los achiques cuando la rotación del balón en campo fallaba y quedaba mano a mano.

En el segundo tiempo en conjunto con sus compañeros perdió precisión, falló en el “timing” cuando salía del área, y si bien respondió de buena forma cuando le dispararon a puerta, debe mejorar la toma de decisiones al salir del área a achicar.

 

  • Rodrigo González (4.5)

Durante la primera etapa fue un agente permanente de riesgo por la banda, mostrando el despliegue necesario para cubrir toda la línea derecha. Estuvo rápido y preciso en el juego a ras de suelo, realizando interesantes triangulaciones en la salida del juego.

En la 2da etapa con la salida de Abán perdió ayuda por la banda y no pudo aguantar los embates de Iquique que se cargaron por su sector, perdió la marca de Reynero, y su espalda fue un sector de constante riesgo.

 

Víctor Morales (5.0)

En la primera etapa, pese a no ser muy exigido, se las arregló para realizar buenas coberturas cada vez que el balón supero a Felipe Saavedra. Fue pieza fundamental en la salida clara desde el fondo.

En el partido anterior frente a la UC ya había sido un factor de riesgo en el balón parado en ofensiva, el gol convertido en este partido fue un premio por buscar y estar atento a la jugada trabajada durante la semana.

En la segunda etapa junto a la última línea perdió orden, marca y claridad en el posicionamiento dentro de la cancha

 

  • Sebastián Ramírez (4.5):

En los primeros cuarenta y cinco minutos cumplió su función. Su mejor aporte fue el apoyo a Matías Cano en la salida, entregando siempre un buen pase que facilitara su control orientado.

Durante la segunda etapa bajo su rendimiento de forma notoria, no supo cubrir el espacio que nacía cuando superaban a González, estuvo desatento tanto a la línea del offside en el primer gol recibido. A futuro debe mejorar la defensa de los balones largos que buscaban la delantera del rival.

 

  • Felipe Saavedra (6.0): Nuevamente fue el mejor jugador del equipo. Fue un agente de riesgo permanente por su banda con una buena proyección durante todo el partido, controlando a los rivales por su sector. Creó una buena asociación con Sagredo que tuvo como premio el primer gol.

Durante la segunda etapa fue la principal carta de contragolpe, y la baja del equipo no lo contagió.

 

  • Braulio Leal (5.0) Sin brillar necesariamente, es un inamovible del equipo, el conector que enlaza la defensa con la ofensiva realizando un despliegue físico notable con un alto porcentaje de precisión en los pases entregados.

En la segunda etapa se le vio exigido por los embates del conjunto nortino, y con la salida definitiva de Césped se vio sobrepasado, llegando tarde a los segundos balones divididos.

 

  • Álvaro Césped (5.3)

 

Fue un buen aporte en el medio terreno, rotó roles con leal al meterse entre los centrales en la salida del equipo y se soltó en ofensiva pisando área rival, conectándose bien con sus compañeros en terreno contrario.

Las falencias que debe mejorar en próximos encuentros son la disciplina al evitar tarjetas amarillas y el despeje necesario en el momento preciso.

Su salida del terreno coincidió con los peores momentos de la defensa canaria, cuando más desorden se observó.

 

  • Gonzalo Abán (6.0)

Se las arregló para realizar diagonales, incorporarse al juego del equipo, el gol fue un premio al buen trabajo realizado.

Su principal aporte fue el apoyo en la presión alta realizada durante la primera etapa: anticipó balones y cooperó a facilitar el trabajo en defensa del lateral González. Su salida coincidió con la perdida de la banda derecha en el segundo tiempo.

 

  • Martínez (4.4): Durante la primera etapa mostró sacrificio, subiendo y bajando para apoyar en defensa. No obstante en ofensiva no fue factor de riesgo, e incluso fue amonestado por simular. Debió haber abandonado el campo en la segunda etapa cuando la supremacía iquiqueña era notoria y la banda derecha necesitaba refresco. La ocasión de gol que tuvo no la supo aprovechar.

 

  • Boris Sagredo (5.7) tuvo buena movilidad apareciendo por todo el frente del ataque, se asoció de buena manera con Felipe Saavedra realizando buenas triangulaciones. Entregó una excelente asistencia, aporto en la presión, el quite, se mostró punzante cercano al área rival y entrego buenos centros que pudieron haber sido mejor aprovechados.

 

  • Alejandro Fiorina (5.0): Pese a que le llegan pocos balones es un aporte fundamental al arrastrar marcas, crear espacios y pivotear balones. Fue la punta de lanza que presionó la salida del rival y otorgo una excelente asistencia en una jugada preparada en balón detenido.  En la segunda etapa estuvo bien defendiendo los balones detenidos defensivos

 

 

 

 

Los que entraron:

 

Johan Fuentes

Entró de buena forma durante los primeros minutos de la segunda etapa, es un buen jugador con una técnica depurada que le permitió casi obtener el 3 a 0 con un disparo que dio en el poste. Pero se fue diluyendo, en definitiva no fue un aporte en la posesión de balón, que fue la razón por la cual el técnico lo hizo ingresar.

 

Fernando Saavedra

cualquier análisis parece injustificado a raíz de la escasez de minutos jugados.

 

Miguel Ramírez:

Tal como el partido pasado, se agradece la propuesta de jugar de igual a igual frente al subcampeón del futbol chileno, y entregar una forma de juego que hace pensar que la meta de mantener la categoría se puede cumplir a cabalidad. Los puntos altos a destacar son la presión alta en campo contrario obligando al pelotazo largo, la idea de mantener la posesión de la pelota, buscar anotar con un buen volumen ofensivo, soltar los laterales, tener una línea defensiva adelantada a la mitad del terreno, defendiendo y atacando en bloque con un equipo siempre corto. Todo esto lo vimos solo en la primera mitad

No obstante hoy fallo la lectura en algunos cambios, lo que sumado principalmente a la subida anímica y futbolística del rival produjera la perdida de los tres puntos.

El equipo corto que existió en el primer tiempo se desordenó en el segundo, el primer síntoma fue la perdida de la presión alta, con lo cual el rival comenzó a jugar con más calma a ras de pasto, en definitiva perdiendo la posesión.

El equipo se alargó, el juego por las bandas decayó ante la subida de los punteros iquiqueños, la última línea se desordeno.

La entrada de Fuentes no entregó la posesión y -más aún- no entregó el vértigo y despliegue físico necesario para recuperar el balón, perdiendo la velocidad en la marca que entregaba Abán durante la primera parte.

Las pelotas divididas fueron todas para Iquique, y desde aquellas situaciones nacieron los goles.

En definitiva queda un sabor amargo pensando que por lo hecho en el primer tiempo no se debió perder. Pero viendo la segunda mitad hay mucho por corregir para la próxima fecha, además se deben asegurar los puntos en casa, el siguiente partido frente a Everton es una buena oportunidad para lograr aquello frente a un rival directo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s