Improvisar no es el camino

El equipo Canario con múltiples bajas se midió frente a Deportes Antofagasta y perdió inapelablemente por 5 a 0 en casa.
El análisis de  los rendimientos individuales de los jugadores Quillotanos te la dejamos a continuación, en nuestro tradicional 1×1

David Reyes (2.5)

El portero de 32 años -que fue titular debido a la lesión del titular Matías Cano- mostró nervios de debutante: no tan sólo tuvo complicidad en cuatro de los cinco goles recibidos pudiendo haber realizado algo mejor, sino que también se le vio inseguro en la salida con balón dominado –aspecto primordial en la idea de juego de San Luis- ya que cada pase entregado se convirtió en un compromiso para los centrales.

Sebastián Ramírez (4.2)

El defensa uruguayo tuvo una noche de dulce y agraz: En la primera etapa tuvo correctas apariciones, estando rápido a las coberturas por el sector derecho que fue la principal falencia del equipo. No obstante, en la segunda etapa se le vio fuera de posición sobre todo en los goles recibidos, sumado esto a lo errático que estuvo en la generación de fútbol, ya que un 42% de los pases entregados no llegó a un compañero suyo.

Daniel Vicencio (3.5)

El técnico decidió poner al capitán de volante de contención, mandándolo al sacrificio en una posición que no es natural para él. Esto tuvo como consecuencia que se le viera totalmente perdido al correr la cancha, distraído en el posicionamiento y falto de ideas en la generación de juego. En lo defensivo no fue factor, se mostró ausente tanto en la marca como en las  recuperaciones de balón.

Víctor Morales (5.0)

El parafina venia de excelentes cometidos en los partidos pasados y este domingo no vio mermado su rendimiento pese al resultado. Mostró eficiencia en los balones aéreos, rechazando casi todos los pelotazos enviados a los delanteros pumas, además fue el jugador más determinante en lo defensivo aportando con el mayor número de recuperaciones, intercepciones y despejes desde campo propio.

 

Gonzalo Rivas (4.0)

El joven volante se vio sobrepasado en la marca en largos pasajes del segundo tiempo, producto tanto del desorden generalizado del equipo como por la salida de su compañero Césped en el entretiempo. El desgaste físico realizado le impidió estar preciso en los goles recibidos, y al final del encuentro se le vio lento para llegar a la marca, el 23 canario es de los que mas evidencian el bajón físico que vemos en San Luis en los segundos tiempos.

Johan Fuentes (3.0)

El volante zurdo que llegó como refuerzo esta temporada al equipo tuvo otra oportunidad como titular, y no dejó otra cosa más que decepción. Este domingo era el llamado a crear fútbol ante la ausencia de Leal, no obstante no fue determinante ni en ofensiva ni en la marca, se le vio caminando la cancha y mostrando poco compromiso con el equipo, a ratos su actitud hacía creer que no le importaba el resultado otro mal partido del 28.
¿Hasta cuándo hay que esperar que se adapte?

Rodrigo González (4.3)

El 27 mostró despliegue y compromiso durante el partido, no obstante eso no es suficiente a veces. A futuro debe comprender que lo principal es el orden colectivo, y que correr bien el terreno es fundamental para contribuir a ese bien primordial. La entrada de Gómez en el segundo tiempo lo perjudicó, ya que al pasar a jugar como extremo  se desordenó en demasía dejando abandonada la banda en reiteradas oportunidades, no ayudando en el ida y vuelta.

El “huaso” González es sin lugar a dudas el mas perjudicado por la ausencia de Gonzalo Abán en el equipo, ya que el trasandino venía siendo su socio por la derecha apoyando tanto en materia defensiva como ofensiva, y siendo pilar fundamental en el buen rendimiento de González.

Felipe Saavedra (5.0)

El Pipe sin brillar fue el mejor dentro de la oncena, debido a que mostró el temperamento necesario para atacar por su banda hasta el minuto 90. Las pocas aproximaciones del equipo llegaron a raíz de sus desbordes, los cuales podrían haber sido mejor aprovechados por la delantera canaria. Se nota que el formado en casa siente la camiseta, se agradece todo lo que corrió y la vergüenza deportiva que lo obligaba a ir al frente pese al resultado.

DSC_6075.jpg
Felipe Saavedra defendiendo ante Paulo Magalhaes. foto: Victor Collao/Tribuna Pinto

Boris Sagredo (5.0)

Durante la primera etapa vimos lo que nos tiene acostumbrado Boris en los últimos encuentros: gran despliegue físico ayudando en la marca a Saavedra por la banda izquierda, y creación de juego en ofensiva realizando triangulaciones interesantes, tratando de involucrar siempre a sus compañeros en el juego por todo el campo contrario. Durante la segunda etapa al igual que sus compañeros bajó el rendimiento, y pese a las ganas mostradas la falta de claridad le impidió encontrar mayor profundidad para algún descuento.

 

Álvaro Césped (4.7)

El volante quillotano una vez más fue al sacrificio teniendo que jugar en una posición que no la siente como natural. Al igual que lo realizado en el partido pasado, jugo por la banda derecha para  controlar las subidas de los rivales, y pese al poco tiempo jugado, se las arregló para cumplir con la misión encomendada.

Durante el tiempo que jugo entregó catorce pases buenos, ningún pase errado,  seis intervenciones defensivas exitosas y un remate afuera, números más que aceptables pensando en que su mejor versión la vemos en otra posición. Coincidentemente tras su salida el equipo se desmoronó y perdió todo orden defensivo.

Carlos Escobar (4.5)

En solitario se las tuvo que arreglar para pelear y aguantar los balones aéreos que le llegaban, siendo esta la única opción de salida que tuvo el equipo por largos pasajes del partido. Todas sus intervenciones fueron pases en mitad de cancha en la articulación de juego, dato clave de porque no tuvo remates claros a portería en todo el partido.

Los que entraron:

Juan Pablo Gómez (4.0)

Entró en un cambio que no se entendió nunca. Se le notó la falta de fútbol ya que en las transiciones de ataque a defensa no recuperó nunca la posición, creando grandes espacios los cuales Antofagasta aprovechó para marcar goles.

Dino Latorre (-)

Entró cuando el equipo estaba desmoronado física y anímicamente, y aun así se las arregló para tener la ocasión más peligrosa de gol del equipo en todo el partido. Desestimamos cualquier evaluación debido a los pocos minutos disputados y al contexto del encuentro. Felicitaciones por el debut Dino, ojala hubiera sido en otras circunstancias.

Comentarios al técnico:

Miguel Ramírez (2.0)

Todo lo que se le alabó en el partido pasado contra Wanderers, no se ratificó como local frente a Antofagasta. El Cheo traicionó una de las “máximas” del fútbol: “equipo que gana, no se toca”.

Las ausencias por lesión –que aumentan semana a semana- no son una excusa para cambiar todo un planteamiento que se venía dando bien últimamente. En este partido los mejores momentos se vieron al final del primer tiempo cuando el equipo volvió a la línea de 3 centrales más los 2 laterales volantes que contribuían en defensa, no obstante, en el segundo tiempo el DT alteró el dibujo táctico nuevamente volviendo a una línea de 4, que hizo agua frente a los contragolpes de los nortinos.

Lo paradojal es que si nos apegamos a lo netamente estadístico, el equipo mostró conceptos más que aprendidos: 62.1% de los duelos ganados, 78.6% de los duelos aéreos ganados, 92% de las entradas ganadas, 74.7% de precisión en los pases entregados y 56.1% de posesión del balón. Lo que nos demuestra esto, es que el equipo entiende la idea de juego, pero las ganas de improvisar una oncena con jugadores fuera de posición repercuten en que la posesión no se transforme en llegadas al área rival, y que más aún, el agrupamiento colectivo en materia defensiva se realice defectuosamente, cometiendo errores infantiles frente a equipos que saben cómo jugar de contra.

No queremos dejar de mencionar que recién transcurrida la quinta fecha  ya se notan las falencias en la conformación del plantel, debido a que a la ausencia de refuerzos ahora debemos sumar las reiteradas lesiones que limitan un plantel reducido. Lesiones que sorprendentemente se vienen dando en los entrenamientos, y no en el desarrollo de los partidos, lo que nos hace pensar que quizás la preparación en los entrenamientos no está siendo la adecuada.

En definitiva, fue un paso atrás en lo que se estaba realizando, pero aún esperamos confiados en que se recuperará la senda, esta vez frente a otro equipo necesitado como lo es la Universidad de Concepción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s