En blanco

Ante un rival que mostró poquito, San Luis cayó por goleada, sumando su tercera derrota consecutiva.

Mucho se había hablado en la previa. Los dos partidos anteriores del Canario contra Colo-Colo habían resultado favorablemente para el aurinegro. Y con un Miguel Ramírez encumbrado por los medios de comunicación como un posible entrenador para el Cacique, San Luis llegaba con una inusitada confianza al Estadio Monumental para enfrentar a un aproblemado Colo-Colo, que no ganaba hace tres fechas.

Y la fórmula para alcanzar el triunfo de parte de los dirigidos de Pablo Guede era simple: cortar las líneas de pase hacia las bandas que proponía San Luis en mediocampo, y con esto, anular toda posibilidad de que el Canario se acercara con peligro al área rival.

La táctica propuesta por el cuadro santiaguino resultó efectiva, pues ni Bravo ni Ronald González (que debería jugar de 10, de todas formas) lograron desbordar nunca, y se vieron obligados a defender desordenadamente ante un Colo-Colo que, con más ganas que otra cosa, requería al Nacho González.

Nuestro arquero fue quizá el más iluminado de la cancha, pues supo contener correctamente varios mano a mano provocados por lo abierta de la línea de 3 que dispuso Miguel Ramírez en defensa, una forma de defender que ni siquiera le ha resultado jugando baby.

Apostando por la salida desde la zaga a través de Pepe Rojas, el Canario además perdió profundidad. El buen toque al medio que había complicado a los albos en los otros partidos desapareció, por eso no fue extraño ver al Torta Opazo a los 29 del primer tiempo aprovechar un desorden en el área para recibir un pase y remecer las redes canarias con un muy ajustado tiro.

Para el segundo tiempo San Luis buscaba el empate, se vio mejor al alternar entre línea de 3 y 4 en defensa, e incluso pudo empatar. Pero el desorden pudo más, y la penitencia por ello llegó a los 73, cuando una jugada en el área colocolina terminó con una contra letal y con Carlos Villanueva empujando el balón dentro del arco con un Nacho González ya vencido.

El 3 a 0 a los 70’ fue obra de nuevo de Opazo, y obedeció a un San Luis que se quedó grogui, esperando que terminara el partido.

Con este resultado el Canario se aleja del sueño de jugar en el extranjero, al caer a la séptima posición con 9 puntos, 3 menos que su último rival, que queda justo en la cuarta plaza.

Lo que viene para el Aurinegro es recibir al siempre complicado O’Higgins este sábado a las 20:30, en un duelo que servirá para que el Santo intente reencontrarse con su fútbol que alguna vez lo llenó de elogios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s