7 años al tacho

Tuvieron que pasar 2498 días o dicho de otra forma, 6 años, 10 meses y 2 días para que San Luis volviera a caer en un clásico oficial frente a Unión La calera, la última victoria roja había sido en julio de 2011 en La Calera en un encuentro válido por Copa Chile, después de eso el canario solo había sabido de empates y victorias incluyendo un par de contundentes goleadas frente al rival de toda la vida.

Los clásicos son partidos aparte dice una de esas frases hechas, tan antiguas como el fútbol mismo y a eso era a lo que se aferraban los hinchas canarios que una vez más pusieron su parte y fueron en masa al LFF el sábado,  pese a la paupérrima campaña que nos tiene al filo de los puestos de descenso y a la aplastante goleada frente a Unión Española donde el equipo mostró lo mismo de siempre, una falta de finiquito arriba y una tremenda debilidad en defensa.

El planteamiento en la previa, el mismo de siempre, insistir con la línea de tres defensores, con dos stopper que aún no dan el ancho y aun sabiendo que el rival también utilizaba tres atacantes nominales. Y en ataque apostar a ganar las bandas y levantar innumerables centros buscando que el centrodelantero conectara alguno e insistiendo con un 9 de área que hace exactos 366 días no marca un gol y que a la hora de jugar con los pies su aporte es casi nulo.

El rival por su parte apostaba a saltarse el mediocampo y jugar con la velocidad de sus tres atacantes, Barbieri, Fernández y Abán que buscaban pillar mal parada a la débil última línea amarilla.

El primer tiempo empezó con San Luis monopolizando las acciones pero sin precisión –como todo el torneo- y con el correr de los minutos pasó a ser un típico clásico, marcado por la pierna fuerte llegando a las agresiones, en el cuarto de hora Caballero debió ser atendido por un codazo de Rodríguez que Bascuñán desestimó.

A los 29 vino el estallido, jugada personal de Sagredo que se hizo el espacio para sacar un remate cruzado que dejó sin opciones a Arias, golazo y aplauso al atrevimiento de Boris Sagredo que lo buscó de media distancia.
Tras el gol la visita sintió el golpe y San Luis se volcó en ataque buscando dar el golpe de gracia, sin embargo todo quedaría en nada y peor aún, el canario perdía a uno de los mejores jugadores que tiene cuando Lucio Compagnucci en una confusa jugada salía llorando lesionado de su rodilla, la salida del argentino marcó el comienzo del fin, el 29 era quien manejaba los tiempos en el mediocampo amarillo y colaboraba tanto en ataque como en defensa. Fue sustituido por Braulio Leal, quien regresó a la competencia tras cerca de seis meses fuera y cumplió un buen cometido pese a la falta de minutos que arrastraba.

La primera parte terminó con un San Luis que empezaba a echarse atrás y dejando crecer al rival que aún no terminaba de cuajar en ataque.

La segunda mitad no podría haber empezado mejor para el canario ya que a los 50 minutos Bascuñán ahora si se atrevió a expulsar a Rodríguez en Calera por otro codazo mala leche. Locales, en ventaja, con uno más, ¿era posible imaginar un mejor escenario? Claramente no, sin embargo la expulsión hizo crecer al rival que comenzó a tomar la iniciativa y por el contrario nosotros caímos en su juego, nos fuimos para atrás, cada vez más atrás y desde el banco ninguna reacción.

A los 61 vino el primer mazazo, de pelota parada, en la táctica fija ellos se encargaron de aglutinar gente en área chica y San Luis ingenuo en defensa no hizo mucho para evitarlo y precisamente en una “tole tole” en área chica la visita llegaba al empate. Pese que el rival no lo merecía el canario hizo todo lo posible para que esto ocurriera.

Tras el gol vimos al San Luis de todo el año, desesperado, sin intención, levantando centros por cumplir, corriendo por correr –aunque el técnico a esto le llama intensidad- y así se fue agotando el tiempo, el rival por su parte ya le tomaba el gustito al empate y su técnico mandaba otro central a la cancha para abrocharlo, el 1-1 se instalaba en la cabeza de todos los presentes en el LFF.

No hay peor astilla que la del mismo palo

Cerca del cierre vino lo peor, San Luis volcado en ataque quedaba regalado atrás, minuto 89, despeje de Arias y Pepe Rojas queda mano a mano frente a Gonzalo Abán, el trasandino se caracteriza por su velocidad, mientras que el 13 de San Luis se caracteriza por todo lo contrario. En definitiva el defensor no llegó nunca al cruce y Abán definió ante la salida del Nacho González y puso el 2-1 definitivo.
Gonzalo Abán en el post partido se disculpó señalando que hizo todo lo posible por seguir en San Luis pero que la dirigencia le bajó el pulgar.
No vamos a venir a descubrir a Gonzalo Abán a esta altura sin embargo es preciso señalar que en Quillota se le desaprovechó, basta recordar que Miguel Ramírez lo hacía jugar de lateral derecho y que posteriormente le bajó el pulgar en desmedro de Martínez.

Tras el gol de la visita Pepe Rojas siguió siendo protagonista, cerca del final hizo un penal que afortunadamente no se cobró y tras esta jugada perdió prácticamente todos los descuentos tirado en la cancha acusando una lesión y requiriendo asistencia.

Mientras en la cancha ocurría eso, en la tribuna oficial hubo un conato de pugilato entre el presidente de SLQ y algunos hinchas que lo increpaban por los malos resultados y exigiendo la salida del técnico. El descontento de la gente ya se hace notar.

En definitiva San Luis perdió un clásico tras 7 años, está a tan solo dos puntos de la zona de descenso y el panorama no se ve para nada alentador considerando que para el segundo semestre solo se puede incorporar tres jugadores y lamentablemente ya es momento de señalar que en el plantel hay varios futbolistas que no dan la talla para la primera división ya sea por cuestiones técnicas y otros por tema físico.

Eso sumado a la nula autocrítica desde la banca y la obsesión por insistir con una idea de juego que cada vez da menos resultados  hace que el futuro de nuestro canario querido se vea cada vez más negro pese a que semana a semana escuchamos el verso de que los resultados van a llegar y que la idea de juego es la correcta los números dicen todo lo contrario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s