Levantando muertos, temporada 2019.

 

Una de las características del San Luis de 2018 era tener una habilidad impresionante para levantar muertos, pensamos que con el descenso se acababa eso y nos sacaríamos esa chapa, sin embargo este sábado frente a Ñublense vimos cómo una vez más el canario resignaba puntos frente a un equipo limitadísimo que pese a llevar solo dos fechas de torneo ya venía con un técnico cuestionado, porque convengamos que Ñublense por juego está lejos de ser uno de los  llamados a protagonizar la lucha por el ascenso, un equipo rustico de planteamiento defensivo y que apuesta al pelotazo para el referente de área o las pelotas paradas.

El partido comenzó muy trabado en mediocampo, llegábamos a la media hora de la primera parte y era un festival de bostezos en la fresca noche quillotana, a los 19 hubo una polémica cuando el portero chillanejo bajó en el área a Rotondi pero el arbitró no compró, era penal para el canario pero el juez dijo “siga siga”.
Recién a los 35 vino la primera de riesgo para el santo, cabezazo de Leguizamón casi en la boca del arco que dio en el travesaño, era el primero de la noche en lo que a la larga sería la jugada de riesgo más clara para los quillotanos en este encuentro. Al descanso se fueron 0-0 con un San Luis desordenado y un Ñublense muy cerrado en defensa.

En la segunda mitad San Luis tuvo un comienzo intenso, a los 4 Leguizamón otra vez tuvo la chance de cabeza pero el balón se iba desviado, tras esto comenzó el desastre, San Luis fue quedándose sin ideas, apostando solo al pelotazo para que Rotondi desbordara y colgara un centro para un Lentini que no está en condición física para ser titular. Además desde la banca empezaron los errores de Frutos, a los 70 sacó a Leguizamón para colocar a Ignacio Lara, todo bien hasta ahí porque Larita debería ser titular incluso, sin embargo la orden del técnico canario fue que el talquino, que el año pasado destacó en la banda izquierda, jugara por el medio.

Faltaban nueve para que terminara el tiempo reglamentario, córner para la visita y Escalante cabecea y abre la cuenta para los rojos que sin ser una aplanadora se las había ingeniado para que gran parte de la segunda mitad se jugara más cerca del arco canario que del propio.
Cae el gol visitante y Frutos se decide a hacer un cambio que estaba cantado al menos al entretiempo mandando a la cancha a Sebastián Parada que pudo haber marcado en un contragolpe pero el portero de Ñublense evitó el empate.

En definitiva fue derrota 0-1 evidenciando una falta de finiquito en ataque y falta de claridad en mediocampo.

Todo mal en el debut como local del Santo que terminó con uno de los miembros del cuerpo técnico intercambiando insultos con un hincha en Bulnes molesto por los cambios realizados por Frutos y su staff.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s