San Luis cayó inapelablemente en la altura de Calama ante un rival de escasas credenciales.

Hasta el desierto llegó el Canario para su debut en la temporada 2022 para enfrentar a un Cobreloa que, al igual que los quillotanos, peleó hasta el final del torneo recién pasado para mantener la categoría.

Posterior a una “Noche Canaria” que no dejó buenas sensaciones y volvió a encender la tensión entre equipo e hinchas, el plato de la noche del martes en el estadio Zorros del Desierto se repitió: un San Luis sin ideas, totalmente apegado al ya impopular y estéril pelotazo, y con un ataque prácticamente inexistente. Los dirigidos por Vazzoler sucumbieron ante sus propios errores al conceder dos goles de todas maneras evitables en medio del desarrollo de un partido totalmente cerrado, donde los locales no generaban peligro ni hacían trabajar hasta ese entonces al meta Ignacio Pietrobono, quien nuevamente y como fue tendencia en la pretemporada, se vistió de una de las figuras amarillas para no hacer peor el desastre que armó San Luis pasada la media hora de juego.

Con un Carlos Hormazábal totalmente desconectado posterior a su falla que resultó en penal para Cobreloa, y un Gonzalo Bustos muy abandonado en el medio del campo, San Luis de Quillota no tuvo la capacidad de encontrar fútbol. La ausencia de un 9 de área, a pesar de la insistencia del entrenador para decir que es un puesto prescindible, es demasiado evidente ante el escaso aporte goleador de Sebastián Parada (que de todas formas no tiene la responsabilidad de marcar, considerando que se le vio jugando en al menos 4 posiciones en las tres líneas de la cancha), Matías Rigoleto y Zederick Vega, algo que no pinta bien de cara a las predicciones futuras para un cuadro que necesita sacar los puntos necesarios para no estar por cuarto año consecutivo en la pelea por no caer a la Segunda División Profesional.

Desde la banca no vinieron soluciones, a pesar del descuento de Matías Meneses (gracias a una falla grosera en la zaga local), el equipo canario mantuvo la tónica de no ser capaz de armar juego, abusando del tiro a larga distancia, que no significaron ningún peligro real para la portería de Matías Cano.

Sin muchos puntos a rescatar, el Santo resultó ser un equipo altamente inofensivo desde el medio campo hacia delante, dejando a un equipo loíno (de evidentes limitaciones) en un juego lento y totalmente cómodo para ellos durante aproximadamente 60 minutos.

En un partido que se puede resumir como un desastre en muchos aspectos, San Luis pierde 3 puntos en Calama, no es capaz de alejar los fantasmas del descenso de la gente y entra en un plano totalmente desfavorecido anímicamente por parte de los hinchas para el próximo marte,s cuando tenga que recibir a Magallanes en el Lucio Fariña Fernández.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com