En la final de los 200 puntos, San Luis recibía al colista Cobreloa con la obligación de ganar tras complicarse nuevamente con la cercanía del último puesto posterior a la dura derrota en Copiapó y la victoria de Barnechea en la fecha anterior.

Luego de un recibimiento marcado por los colores amarillo y negro que invadieron la cancha, se daba inicio al partido que tuvo al pueblo canario con los nervios de punta durante toda la semana. Y al parecer también al equipo, que se notó bastante inseguro y errático durante los primeros 10 minutos, dándole la posibilidad a los de Calama de generar sus primeras y casi únicas oportunidades de acercarse al arco de Heredia. A pesar del tropezado inicio, el Santo notó las claras dudas de los visitantes a la hora de devolver el balón a su zona del campo, instalando las líneas de presión en el medio, provocando más de algún apuro a la defensa loína.

Desde el minuto 15 en adelante, el ataque de los dirigidos por Bozán se convirtió en un constante asedio al arco defendido por Maximiliano Velazco, quien se convirtió en un arquero de talla mundial en la cancha del Lucio Fariña, sacando opciones claras de Diego Rojas y Maximiliano Cuadra, logrando así llegar con el arco en cero al descanso.

El segundo tiempo fue una historia similar, los canarios metidos en zona rival buscando constantemente la velocidad de Campos y Cuadra en un juego interrumpido por las fuertes faltas que cometía el equipo naranja en medio terreno o y el afán del portero en retrasar el retorno del juego en cada saque de fondo. Fue en este trayecto del juego cuando el Santo sufrió la baja de Douglas Estay tras una evidente lesión muscular que le significó abandonar el encuentro muy temprano en la segunda parte, a esa altura le estaba resultando el negocio del empate a los de Almandoz.

Cuando los cambios ya urgían, Bozán movió las fichas del equipo dándole ingreso a jugadores en ataque, uno de ellos fue Gustavo Lanaro que volvía después de la larga lesión, y a pesar de la poca confianza que causó en el público su ingreso, tardó 19 segundos en conectar un córner y abrir la cuenta en el coloso de Bulnes, provocando el estallido y el leve alivio de los hinchas presentes.

Logrando mantener el resultado durante los 10 minutos más eternos que hemos vivido en el Lucio Fariña, el arbitró Hermosilla sentenció el final del encuentro dándole la victoria a San Luis, que, de paso, terminaría la fecha sin mirar al último puesto que seguirá perteneciendo a los de Calama.

El próximo encuentro de Bozán y sus pupilos es el viernes 8 de octubre en Arica para enfrentar al local San Marcos, quien recupera su plantel titular para este partido tras enfrentar 2 partidos con el plantel juvenil por problemas relacionados al covid-19.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com