Mostrándose desesperado y sin una idea de juego, San Luis perdió de local contra Deportes Copiapó y sumó otro partido más sin ganar. Van 7 fechas en la temporada 2021 y esto no parece que va a mejorar.

 

Parecía que el equipo mejoraba, pero era solo Copiapó que entró dormido. Los primeros 10 minutos del partido entre el Canario y los del norte en la cancha del municipal quillotano veían al cuadro aurinegro instalarse en la mitad atacameña, llegando con cierto peligro al área defendida por el arquero Fernández, quien – siempre bien parado – no se aproblemaba para enviar el balón al córner cuando no podía hacerse con él. Su buena actuación fue prenda de garantía para dejar en 0 el arco en el único pasaje del partido en que el Santo mostró algo.

 

Posterior a eso, el cuadro albirrojo logró hacer pie en la cancha quillotana y ordenarse en propio campo para mantener a los dirigidos por Víctor Cancino (Alejandro Orfila aún no puede llegar a Chile y dirige a San Luis por Zoom) alejado de la mitad de cancha. Algo que los del norte supieron aprovechar para poder desplegar a sus laterales y desde ahí generar peligro, que pronto se tradujo en el primer tanto, cuando un centro por la derecha se encontró con la pierna de Moiraghi tratando de despejar, pero enviando el balón dentro de su propio arco ante la ya acostumbrada pésima ubicación de Garcés en el área quillotana. Caía así el 1-0 en 31 minutos del primer tiempo.

 

De todas formas, Copiapó no era la Holanda de Cruyff, y desordenado San Luis salía a buscarlo. Fue así como se encontró con un tiro libre en el borde del área, siendo Diego Rojas el encargado de ejecutarlo. Lamentablemente, el formado en la UC demostró por qué su nombre pasó a la intrascendencia hace ya varias temporadas, su tiro no se elevó, quedó en la barrera y dejó servida la contra para los copiapinos, que no la desperdiciaron y mediante Jorge Luna, quién se llevó con un chancho al hombro a todos los defensas canarios que intentaron alcanzarlo, marcaron el 2-0 con el que los equipos se iban al descanso.

 

En el segundo tiempo los cambios estaban cantados, pero el DT pensaba lo contrario y mandó al campo de juego a la misma oncena que inició el partido. Copiapó intentó ceder la iniciativa, pero se arriesgó haciéndolo, sobre todo con las subidas de Ignacio Lara por la izquierda, que se las arregló para meter varias pelotas de peligro en el área nortina. Una de ellas fue capturada en el aire por Sebastián Parada, que logró marcar el descuento y meter a San Luis de vuelta en el juego.

 

Lamentablemente el gol no alcanzó, la desesperación cundió en el cuadro amarillo, que se llenó de faltas tontas, connatos con el rival e incluso una tarjeta roja a Lara, uno de los pocos que algo hace en la cancha.

 

San Luis suma ya 7 partidos en la temporada, ninguno de los cuales ha podido ganar. ¿Lo peor? Muestra una preocupante apatía de muchos de sus jugadores y una dirigencia que todavía no aclara cuál es su propósito con administrar a nuestro club. Si antes teníamos un presidente famosillo que dirigía desde Argentina y poco y nada sabía de nuestra historia, ahora tenemos a un DT que entrena al equipo por Zoom. Sin duda una mancha en nuestra historia, una deshonra a nuestro colores que se extiende ya por tres años.

 

 

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com